Tipos de discos de freno
septiembre 30, 2019
La bomba de gasolina, cuidados y sustitución
octubre 17, 2019
Mostrar todo

Conducir con tranquilidad: ¿cómo evitar los chirridos de los frenos?

Nada es más molesto al conducir que un chirrido leve y permanente que proviene de los pasos de rueda. La causa de este ruido tan típico son casi siempre los chirridos de los frenos. Pero hay una buena noticia y es que este fallo se puede arreglar con algunos conocimientos en la materia. Pero antes que nada hay que conocer la mecánica de los frenos de disco puesto estos problemas siempre los causan los discos de freno y sus forros.
Construcción de un freno de disco
Hoy en día, el freno de disco se ha convertido en estándar en prácticamente todos los coches nuevos. Es más fiable, tiene mejor agarre y es menos propenso al desgaste que sus predecesores, los frenos de tambor. Pero, sobre todo, los frenos de disco son más seguros. A diferencia de los frenos de tambor, no pueden fallar en caso de que se acumule calor.

En términos generales, cada segunda vez que se cambien los forros de freno conviene sustituir también el disco de freno. Sin embargo, siempre se debe revisar durante cada mantenimiento de los frenos. Las ranuras, los ejes o el hecho de alcanzar el grosor mínimo son siempre signos que requieren un cambio inmediato.

Aquí el chirrido de los frenos ya puede tener una causa.
Un disco de freno ondulado está liso en un punto y comprimido en otro.
Las zonas comprimidas pueden rozar con los forros de freno provocando el chirrido.

Un alojamiento suelto como causa principal
chirridos de los frenos debido a una instalación incorrecta

Sin embargo, la causa más común de frenos chirriantes se produce durante la instalación. Una razón es que no se hayan montado piezas de repuesto originales o al menos certificadas. En cualquier caso, no es aconsejable usar piezas de repuesto no homologadas para los frenos. Tan solo los forros y los discos de freno homologados por los fabricantes garantizan una eficacia de frenado completa y una vida útil suficientemente larga.

Productos de fabricantes desconocidos de Internet tampoco son recomendables. Las piezas de repuesto baratas no garantizan la calidad del material ni un ajuste bueno. Querer ahorrar aquí algunos euros puede tener consecuencias graves y costosas. Entonces el chirrido de los frenos es el menor de los problemas.
La mayoría de las veces, sin embargo, se debe un freno que chirría a un descuido o ignorancia durante la instalación. Las numerosas partes móviles de unos frenos requieren una cierta cantidad de lubricación para poder funcionar correctamente entre sí. Esto se aplica sobre todo a los forros de freno. Deben deslizarse limpiamente en las guías previstas, de lo contrario se atascan, se deterioran irregularmente y se desgastan prematuramente. Hasta entonces, sin embargo, llaman la atención a través constantes chirridos de los frenos.

Cuando se trata de lubricantes, muchas gente piensa en aceites o grasas lubricantes. Para que quede claro, a ambas sustancias no se les ha perdido absolutamente nada en unos frenos. Querer tratar un freno que chirría con aceite o grasa excede con creces los límites de la negligencia. Un accidente grave está prácticamente garantizado después de un intento de reparación de este tipo, ya que los frenos quedan inutilizables.

la pasta de cobre contra chirridos de los frenosEl único lubricante que se puede utilizar en el área de los frenos es la pasta de cobre.
Esta se aplica en la parte trasera de los forros de freno antes de montarlos en la pinza.

A la pinza de freno también le viene bien algo de pasta de cobre en el cilindro del freno. De este modo, los forros de freno siempre se deslizan bien lubricados por la pinza de freno, sin poner en peligro el efecto de frenado.

Antes de montar el freno, se pulveriza todo el componente con limpiador de frenos y se limpia a fondo. Así se garantiza que ninguna adherencia o sustancias ajenas pongan en peligro el funcionamiento de los frenos.

Los chirridos de los frenos después de un largo periodo de inactividad
chirridos de los frenos después de un largo periodo de inactividadUn disco de freno que chirría también puede deberse a la corrosión. Los discos de freno son componentes sometidos a grandes esfuerzos. Deben tener la resistencia y dureza suficiente para garantizar pleno rendimiento de frenado hasta que alcancen su límite de desgaste.

Pero lo que los discos de freno ya no pueden proporcionar es protección contra el óxido. De hecho, la resistencia a la corrosión y la acción de frenado se excluyen mutuamente. Teóricamente es posible fabricar un disco de freno de acero inoxidable, pero este disco sería tan frágil y quebradizo que se rompería bajo altas cargas.

Por lo tanto, los fabricantes confían en un efecto de autolimpieza para sus discos de freno. Si el freno se acciona con regularidad, los forros harán que se limpie de nuevo de forma permanente mediante fricción. Por eso los frenos siempre lucen tan brillantes.

chirridos de los frenos debido a la oxidaciónNo obstante, cuando un coche está mucho tiempo parado, el óxido puede atacar los discos de freno. El grosor del material y una instalación más o menos resistente a la lluvia mantienen la oxidación a raya. Sin embargo, la humedad normal ya basta para causar rápidamente manchas de óxido en el disco de freno desnudo.

Moler discos de freno oxidadosSi bien es cierto que este óxido también se puede pulir, se arruinará rápidamente todo el sistema de frenos, si no se tiene cuidado. Arreglar un disco de freno completamente oxidado mediante fuertes procesos de frenado a alta velocidad puede tener consecuencias fatales: El óxido suelto se fresa prácticamente y penetra profundamente en el disco de freno y en los forros. Las ranuras resultantes dejan las piezas de desgaste de un sistema de frenos rápidamente inutilizables y listas para su sustitución.

Si el disco de freno está muy oxidado, se debe quitar la rueda y eliminar el óxido más grueso primero con papel de lija.
enjuague los frenos con limpiador de freno
Una vez que se haya eliminado el óxido, excepto unas pocas manchas, se puede llevar a cabo la autolimpieza de los frenos. Sin embargo, esto solo tiene sentido si el disco de freno tiene un grosor suficiente. El grosor mínimo del disco de freno se indica en los documentos de mantenimiento del vehículo en cuestión. Para ello, se conduce lo más despacio posible y se frena con el mismo cuidado.
Con un aumento continuo de la velocidad y de la presión de frenado, el disco de freno se pule de forma gradual.
A continuación, se enjuaga bien el freno con limpiador de frenos. Una vez hecho esto, el chirrido debería desaparecer.

Compartir...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat